Hoy nos vamos a 30 millones de años luz de la Tierra. Las galaxias son un objetivo un tanto ambicioso para la observación con prismáticos o equipos pequeños, pero si tenemos la ocasión de disfrutar de un cielo muy oscuro (en la montaña por ejemplo) son un buen reto.

Esta preciosa galaxia es M74, una espiral casi perfecta representativa de este tipo de objetos. Su magnitud es casi 10 y para lograr ver algún detalle de su estructura hacen falta telescopios grandes (+20 cm) pero si la localizáis y podéis apreciar esa mancha difusa en el cielo recordad que la estáis viendo tal y como era hace 30 millones de años.

La podéis localizar en la constelación de Piscis en las cercanías de Aries.

http://www.eso.org/public/images/potw1335a/